29 de enero de 2013

Lactancia materna en el mundo de hoy


Es el primer hijo de Luisa y Pedro. Por fin llegó el día anhelado y el pequeño Damián está sano y fuerte. Sus padres pusieron todo de su parte para que fuese un parto tranquilo, pero sobre todo sin intervención, para permitir que la naturaleza cumpliera con su parte. Habían leído que si te ponen sueros, anestesia epidural y cosas así, su proyecto se podría ir al traste y el riesgo de acabar en cesárea era mayor. Luego, la lactancia podría hacerse difícil, al niño le costaría más cogerse al pecho y la producción de leche sería menor. Pero esta vez tuvieron suerte y eso no ocurrió.

En las últimas décadas, la visión moderna de un mundo con avances tecnológicos increíbles ha venido minimizando el concepto tradicional de una alimentación natural como la base para el mantenimiento de una buena salud. En nuestro entorno, hay quien ha reclamado una vuelta a la dieta mediterránea, para algunos ahora en franco declive. 

Con relación a la alimentación infantil oímos con frecuencia que la lactancia materna es lo mejor, sin reparar que tal afirmación supone la aceptación tácita que la otra opción o sea la lactancia artificial, es peor. Las sociedades médicas han sabido mantener posiciones ambiguas al respecto. En los foros se escuchan quejas de los padres por las contradicciones en las que incurrimos los médicos y la facilidad con que prescribimos fórmulas infantiles ante la más mínima dificultad cuando de la lactancia materna se trata. En nuestro descargo hemos de decir que por nuestro paso por las aulas de medicina no recibimos formación sobre lactancia materna. 

Esta situación sin embargo, puede que cambie tras la publicación por la Academia Americana de Pediatría, algo así como la cumbre del conocimiento pediátrico y respetada por los pediatras del mundo entero, de una declaración donde se reconoce a la lactancia materna como el estándar de oro de la nutrición infantil. Esta declaración marca un hito, porque por primera vez es el fruto del consenso de todos los comités de especialidades dependientes de la Academia, reconoce la trascendencia de la lactancia materna desde el punto de vista de salud pública por las malas consecuencias para la salud infantil en países desarrollados y en vías de desarrollo cuando los niños son alimentados con fórmulas infantiles. 

Esta iniciativa fue el resultado de una evaluación exhaustiva de la evidencia científica disponible. Toca a la Marina Alta el honor de haber contribuido con un estudio publicado en la revista Pediatrics en 2006, realizado por el Dr. Paricio Talayero del Servicio de Pediatría del antiguo hospital de la Pedrera, donde se demostró entre otras cosas que el riesgo de ingreso hospitalario por infección fue 7 veces mayor entre los niños no amamantados comparado con los que recibieron lactancia materna durante 1 año. 

¿Por qué entonces con frecuencia nos decantamos por lo peor? La recomendación vigente es lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses y luego continuarla junto a alimentos complementarios hasta que el niño se destete por sí solo. En la práctica vemos que la mayoría de los niños inician el destete de forma temprana, muchos reciben ayudas con leches artificiales desde la maternidad y más del 70% dejan de ser amamantados en los 4 meses de vida. Múltiples causas inciden en este resultado, pero con mucho la más importante es la ausencia de un sistema de valores en la sociedad que prime y brinde soporte a la madre que desea amamantar. Son muchas las oportunidades desaprovechadas tanto en el ámbito sanitario como social, en las que una lactancia materna se pierde por falta de apoyo o un consejo adecuado. 

Conscientes de estas carencias, existen grupos de profesionales interesados en poner remedio a esta situación. El Comité de LM de la Asociación Española de Pediatría, Grupos de apoyo dirigidos por matronas, enfermeras y profesionales afines trabajan en la promoción de la lactancia materna. Hace pocos meses fue creada APILAM por un grupo de profesionales pertenecientes a varias disciplinas, como asociación sin fines de lucro para el apoyo, promoción e investigación de la lactancia materna. Tiene a su cargo la gestión de la página sobre medicamentos y lactancia materna www.e-lactancia.org, muy valorada desde hace varios años por brindar información gratuita sobre la compatibilidad con la lactancia materna de más de 1600 productos farmacéuticos, naturales y enfermedades, y ofrecerá cursos de capacitación para profesionales y grupos de apoyo sobre lactancia materna. 

Hace pocas semanas se reunieron en Madrid delegaciones de varios países para debatir la problemática del abandono temprano de la lactancia materna y desarrollar una agenda con estrategias para cada país. En el caso de España quedó reflejada en varias encuestas la poca información de la población y el escaso compromiso de los profesionales. El resultado fue el compromiso de solicitud al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad para la creación de un Comité Nacional de Lactancia Materna que coordine en las CCAA las acciones de formación y promoción, otorgamiento de beneficios a las empresas que creen espacios y facilidades para las madres trabajadoras que quieran lactar a sus hijos e incluyan dentro de su publicidad mensajes que mejoren la imagen de la lactancia en lugares públicos y por supuesto la inclusión en la formación de profesionales médicos y de la salud contenidos teóricos y prácticos sobre lactancia materna. 

Volviendo a la historia del hijo de Luisa y Pedro, su suerte fue mayúscula porque encontraron un grupo de apoyo en su comunidad a cargo de una matrona muy emprendedora que les guió y supo sacar de las dudas que fueron apareciendo en el trascurso de la lactancia del pequeño Damián. 

Autor: Leonardo Landa Rivera – Pediatra. Miembro de APILAM. Miembro del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario