15 de diciembre de 2016

Lactancia materna y desodorante: nuevas recomendaciones




1. Nuevas evidencias científicas han llevado al equipo de pediatras de Apilam a actualizar e incrementar en e-lactancia el nivel de riesgo asociado al desodorante: pasa a ser de Riesgo bajo, Bastante seguro, Riesgo leve o poco probable.

2. Los productos cosméticos para mitigar el olor del sudor (desodorante) o impedir la transpiración (antitranspirante) pueden contener alcohol, sales de aluminio, de sodio o de magnesio (talco), bactericidas como el triclosán, perfumes y fragancias como varios almizcles sintéticos, ftalatos (BBP, DBP, DEHP, DEP), bisfenol A (BPA), parabenos, glicerina, alantoína, ceras, dimeticona y otros emolientes, emulsificantes y excipientes.

3. Además de acabar contaminando el medio ambiente, varios de estos compuestos son disruptores endocrinos, algunos con capacidad estrogénica (Lange 2014) y hay mucha controversia sobre su poder carcinogénico.

4. Posiblemente la absorción transcutánea es muy limitada, pero se ha encontrado triclosán, parabenos y almizcle sintético en leche materna en relación con el uso de desodorantes (Reiner 2007, Potera 2007, Wang 2011, Zhang 2011, Toms 2011, Yin 2012, Zhang 2015, Hines 2015).

5. Autoridades sanitarias y diversos autores (Food & Drug Administration, National Cancer Institute, Namer 2008) consideran que no están probados efectos perjudiciales de los desodorantes para la salud ni mucho menos una relación con el cáncer (Mirick 2002, Allam 2016), pero que se requiere más investigación para aclarar si los compuestos de los desodorantes pueden acumularse en el tejido mamario y su implicación patológica (Darbre 2005, NCI 2008, Allam 2016). Algunos autores opinan que se debería limitar el contenido de aluminio en los desodorantes (Pineal 2014).

6. Aunque no hay publicaciones que lo prueben, expertos creen que los perfumes del desodorante podrían alterar la capacidad olfativa de reconocimiento en el recién nacido y el lactante para el agarre del pecho (Comité de Lactancia Materna AEP, 2012).

7. Hasta disponer de más información, puede ser recomendable durante la lactancia un uso moderado del desodorante, evitando los que contengan bisfenol, parabenos y fragancia o perfume excesivo y no aplicar en la proximidad del pecho ni sobre el mismo para evitar que sean ingeridos por el lactante.

Para una información más completa, con 28 referencias bibliográficas, puedes consultar la ficha de e-lactancia sobre la compatibilidad de la lactancia materna con el desodorante actualizada con las últimas evidencias científicas por los pediatras de APILAM (Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna) el 23 de octubre de 2016 para el proyecto de e-Health e-lactancia. 


Necesitamos fondos para seguir investigando y divulgando las bondades y belleza de la lactancia materna. Puedes colaborar con el proyecto e-lactancia.org aportando un donativo con el importe que desees 

No hay comentarios:

Publicar un comentario